CODIGO ORGANICO TRIBUTARIO

Préparation du document



Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 37305 Del 17-10
2001
La Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela
Decreta el Siguiente,
Código Orgánico Tributario
Título I
Disposiciones Preliminares
Artículo 1 °
Las disposiciones de este Código Orgánico son aplicables a los tributos nacionales y
a las relaciones jurídicas derivadas de esos tributos.
Para los tributos aduaneros el Código Orgánico Tributario se aplicará en lo atinente
a los medios de extinción de las obligaciones, a los recursos administrativos y
judiciales, a la determinación de intereses y en lo relativo a las normas para la
administración de tales tributos que se indican en este Código; para los demás
efectos se aplicará con carácter supletorio. Las normas de este Código se aplicarán
en forma supletoria a los tributos de los estados, municipios y demás entes de la
división político territorial. El poder tributario de los estados y municipios para la
creación, modificación, supresión o recaudación de los tributos que la Constitución y
las leyes le atribuyan, incluyendo el establecimiento de exenciones, exoneraciones,
beneficios y demás incentivos fiscales, será ejercido por dichos entes dentro del
marco de la competencia y autonomía que le son otorgadas, de conformidad con la
Constitución y las leyes dictadas en su ejecución.
Para los tributos y sus accesorios determinados por administraciones tributarias
extranjeras, cuya recaudación sea solicitada a la República de conformidad con los
respectivos tratados internacionales, este Código se aplicará en lo referente a las
normas sobre el juicio ejecutivo.
Parágrafo Único: Los procedimientos amistosos previstos en los tratados para
evitar la doble tributación son optativos, y podrán ser solicitados por el interesado
con independencia de los recursos administrativos y judiciales previstos en este
Código.
Artículo 2°
Constituyen fuentes del derecho tributario:
1. Las disposiciones constitucionales.
2. Los tratados, convenios o acuerdos internacionales celebrados por la República.
3. Las leyes y los actos con fuerza de ley.
4. Los contratos relativos a la estabilidad jurídica de regímenes de tributos
nacionales, estadales y municipales.
5. Las reglamentaciones y demás disposiciones de carácter general establecidas por
los órganos administrativos facultados al efecto.
Parágrafo Primero: Los contratos de estabilidad jurídica a los que se refiere el
numeral 4 de este artículo deberán contar con la opinión favorable de la
Administración Tributaria respectiva, y entrarán en vigencia una vez aprobados por
el órgano legislativo correspondiente.
Parágrafo Segundo: A los efectos de este Código se entenderán por leyes los
actos sancionados por las autoridades nacionales, estadales y municipales actuando
como cuerpos legisladores.
Artículo 3 °
Sólo a las leyes corresponde regular con sujeción a las normas generales de este
Código las siguientes materias:
1. Crear, modificar o suprimir tributos; definir el hecho imponible; fijar la alícuota del
tributo, la base de su cálculo e indicar los sujetos pasivos del mismo.
2. Otorgar exenciones y rebajas de impuesto.
3. Autorizar al Poder Ejecutivo para conceder exoneraciones y otros beneficios o
incentivos fiscales.
4. Las demás materias que les sean remitidas por este Código.
Parágrafo Primero: Los órganos legislativos nacional, estadales y municipales, al
sancionar las leyes que establezcan exenciones, beneficios, rebajas y demás
incentivos fiscales o autoricen al Poder Ejecutivo para conceder exoneraciones,
requerirán la previa opinión de la Administración Tributaria respectiva, la cual
evaluará el impacto económico y señalará las medidas necesarias para su efectivo
control fiscal. Asimismo, los órganos legislativos correspondientes requerirán las
opiniones de las oficinas de asesoría con las que cuenten.
Parágrafo Segundo: En ningún caso se podrá delegar la definición y fijación de los
elementos integradores del tributo así como las demás materias señaladas como de
reserva legal por este artículo, sin perjuicio de las disposiciones contenidas en el
Parágrafo Tercero de este artículo. No obstante, cuando se trate de impuestos
generales o específicos al consumo, a la producción, a las ventas o al valor
agregado, así como cuando se trate de tasas o de contribuciones especiales, la ley
creadora del tributo correspondiente podrá autorizar para que anualmente en la Ley
de Presupuesto se proceda a fijar la alícuota del impuesto entre el límite inferior y el
máximo que en ella se establezca.
Parágrafo Tercero: Por su carácter de determinación objetiva y de simple aplicación
aritmética, la Administración Tributaria Nacional reajustará el valor de la unidad
tributaria de acuerdo con lo dispuesto en este Código. En los casos de tributos que
se liquiden por períodos anuales, la unidad tributaria aplicable será la que esté
vigente durante por lo menos ciento ochenta y tres (183) días continuos del período
respectivo. Para los tributos que se liquiden por períodos distintos al anual, la unidad
tributaria aplicable será la que esté vigente para el inicio del período.
Artículo 4 °
En materia de exenciones, exoneraciones, desgravámenes, rebajas y demás
beneficios fiscales, las leyes determinarán los requisitos o condiciones esenciales
para su procedencia.
Artículo 5°
Las normas tributarias se interpretarán con arreglo a todos los métodos admitidos en
derecho, atendiendo a su fin y a su significación económica, pudiéndose llegar a
resultados restrictivos o extensivos de los términos contenidos en las normas
tributarias.
Las exenciones, exoneraciones, rebajas, desgravámenes y demás beneficios o
incentivos fiscales se interpretarán en forma restrictiva.
Artículo 6 °
La analogía es admisible para colmar los vacíos legales, pero en virtud de ella no
pueden crearse tributos, exenciones, exoneraciones ni otros beneficios, tampoco
tipificar ilícitos ni establecer sanciones.
Artículo 7 °
En las situaciones que no puedan resolverse por las disposiciones de este Código o
de las leyes, se aplicarán supletoriamente y en orden de prelación, las normas
tributarias análogas, los principios generales del derecho tributario y los de otras
ramas jurídicas que más se avengan a su naturaleza y fines, salvo disposición
especial de este Código.
Artículo 8 °
Las leyes tributarias fijarán su lapso de entrada en vigencia. Si no lo establecieran,
se aplicarán una vez vencidos los sesenta (60) días continuos siguientes a su
publicación en la Gaceta Oficial.
Las normas de procedimientos tributarios se aplicarán desde la entrada en vigencia
de la ley, aun en los procesos que se hubieren iniciado bajo el imperio de leyes
anteriores.
Ninguna norma en materia tributaria tendrá efecto retroactivo, excepto cuando
suprima o establezca sanciones que favorezcan al infractor. Cuando se trate de
tributos que se determinen o liquiden por períodos, las normas referentes a la
existencia o a la cuantía de la obligación tributaria regirán desde el primer día del
período respectivo del contribuyente que se inicie a partir de la fecha de entrada en
vigencia de la ley, conforme al encabezamiento de este artículo.
Artículo 9 °
Las reglamentaciones y demás disposiciones administrativas de carácter general se
aplicarán desde la fecha de su publicación oficial o desde la fecha posterior que ellas
mismas indiquen.
Artículo 10 °
Los plazos legales y reglamentarios se contarán de la siguiente manera:
1. Los plazos por años o meses serán continuos y terminarán el día equivalente del
año o mes respectivo. El lapso que se cumpla en un día que carezca el mes, se
entenderá vencido el último día de ese mes.
2. Los plazos establecidos por días se contarán por días hábiles, salvo que la ley
disponga que sean continuos.
3. En todos los casos los términos y plazos que vencieran en día inhábil para la
Administración Tributaria, se entienden prorrogados hasta el primer día hábil
siguiente.
4. En todos los casos los plazos establecidos en días hábiles se entenderán como
días hábiles de la Administración Tributaria.
Parágrafo Único: Se consideran inhábiles tanto los días declarados feriados
conforme a disposiciones legales, como aquellos en los cuales la respectiva oficina
administrativa no hubiere estado abierta al público, lo que deberá comprobar el
contribuyente o responsable por los medios que determine la ley. Igualmente se
consideran inhábiles, a los solos efectos de la declaración y pago de las
obligaciones tributarias, los días en que las instituciones financieras autorizadas para
actuar como oficinas receptoras de fondos nacionales no estuvieren abiertas al
público, conforme lo determine su calendario anual de actividades.
Artículo 11 °
Las normas tributarias tienen vigencia en el ámbito espacial sometido a la potestad
del órgano competente para crearlas. Las leyes tributarias nacionales podrán gravar
hechos ocurridos total o parcialmente fuera del territorio nacional, cuando el
contribuyente tenga nacionalidad venezolana, esté residenciado o domiciliado en
Venezuela, o posea establecimiento permanente o base fija en el país.
La ley procurará evitar los efectos de la doble tributación internacional.
Artículo 12 °
Están sometidos al imperio de este Código los impuestos, las tasas, las
contribuciones de mejoras, de seguridad social y las demás contribuciones
especiales, salvo lo dispuesto en el artículo 1.
Título II
De la Obligación Tributaria
Capítulo I
Disposiciones Generales
Artículo 13 °
La obligación tributaria surge entre el Estado, en las distintas expresiones del Poder
Público, y los sujetos pasivos, en cuanto ocurra el presupuesto de hecho previsto en
la ley. La obligación tributaria constituye un vínculo de carácter personal, aunque su
cumplimiento se asegure mediante garantía real o con privilegios especiales.
Artículo 14 °
Los convenios referentes a la aplicación de las normas tributarias celebrados entre
particulares no son oponibles al Fisco, salvo en los casos autorizados por la ley.
Artículo 15 °
La obligación tributaria no será afectada por circunstancias relativas a la validez de
los actos o a la naturaleza del objeto perseguido, ni por los efectos que los hechos o
actos gravados tengan en otras ramas jurídicas, siempre que se hubiesen producido
los resultados que constituyen el presupuesto de hecho de la obligación.
Artículo 16 °
Cuando la norma relativa al hecho imponible se refiera a situaciones definidas por
otras ramas jurídicas, sin remitirse o apartarse expresamente de ellas, el intérprete
puede asignarle el significado que más se adapte a la realidad considerada por la ley
al crear el tributo. Al calificar los actos o situaciones que configuren los hechos
imponibles, la Administración Tributaria, conforme al procedimiento de fiscalización y
determinación previsto en este Código, podrá desconocer la constitución de
sociedades, la celebración de contratos y, en general, la adopción de formas y
procedimientos jurídicos, cuando éstos sean manifiestamente inapropiados a la
realidad económica perseguida por los contribuyentes, y ello se traduzca en una
disminución de la cuantía de las obligaciones tributarias. Parágrafo Único: Las
decisiones que la Administración Tributaria adopte conforme a esta disposición, sólo
tendrán implicaciones tributarias y en nada afectarán las relaciones jurídico-privadas
de las partes intervinientes o de terceros distintos del Fisco.
Artículo 17 °
En todo lo no previsto en este Título, la obligación tributaria se regirá por el derecho
común, en cuanto sea aplicable.
Capítulo II
Del Sujeto Activo
Artículo 18 °
Es sujeto activo de la obligación tributaria el ente público acreedor del tributo.
Capítulo III
Del Sujeto Pasivo
Sección Primera
Disposiciones Generales
Artículo 19 °
Es sujeto pasivo el obligado al cumplimiento de las prestaciones tributarias, sea en
calidad de contribuyente o de responsable.
Artículo 20 °
Están solidariamente obligadas aquellas personas respecto de las cuales se
verifique el mismo hecho imponible. En los demás casos, la solidaridad debe estar
expresamente establecida en este Código o en la ley.
Artículo 21 °
Los efectos de la solidaridad son los mismos establecidos en el Código Civil, salvo lo
dispuesto en los numerales siguientes:
1. El cumplimiento de un deber formal por parte de uno de los obligados no libera a
los demás, en los casos en que la ley o el reglamento exigiere el cumplimiento a
cada uno de los obligados.
2. La remisión o exoneración de la obligación libera a todos los deudores, salvo que
el beneficio haya sido concedido a determinada persona. En este último caso, el
sujeto activo podrá exigir el cumplimiento de los demás, con deducción de la parte
proporcional del beneficiado.
3. No es válida la renuncia a la solidaridad.
4. La interrupción de la prescripción en contra de uno de los deudores es oponible a
los demás.
Sección Segunda
De los Contribuyentes
Artículo 22 °
Son contribuyentes los sujetos pasivos respecto de los cuales se verifica el hecho
imponible.
Dicha condición puede recaer:
1. En las personas naturales, prescindiendo de su capacidad según el derecho
privado.
2. En las personas jurídicas y en los demás entes colectivos a los cuales otras
ramas jurídicas atribuyen calidad de sujeto de derecho.
3. En las entidades o colectividades que constituyan una unidad económica,
dispongan de patrimonio y tengan autonomía funcional.
Artículo 23 °
Los contribuyentes están obligados al pago de los tributos y al cumplimiento de los
deberes formales impuestos por este Código o por normas tributarias.
Artículo 24 °
Los derechos y obligaciones del contribuyente fallecido serán ejercidos o, en su
caso, cumplidos por el sucesor a título universal, sin perjuicio del beneficio de
inventario. Los derechos del contribuyente fallecido trasmitido al legatario serán
ejercidos por éste.
En los casos de fusión, la sociedad que subsista o resulte de la misma asumirá
cualquier beneficio o responsabilidad de carácter tributario que corresponda a las
sociedades fusionadas.
Sección Tercera
De los Responsables
Artículo 25 °
Responsables son los sujetos pasivos que, sin tener el carácter de contribuyentes,
deben por disposición expresa de la ley, cumplir las obligaciones atribuidas a los
contribuyentes.
Artículo 26 °
El responsable tendrá derecho a reclamar del contribuyente el reintegro de las
cantidades que hubiere pagado por él. Artículo 27: Son responsables directos, en
calidad de agentes de retención o de percepción, las personas designadas por la ley
o por la Administración previa autorización legal, que por sus funciones públicas o
por razón de sus actividades privadas, intervengan en actos u operaciones en los
cuales deban efectuar la retención o percepción del tributo correspondiente.
Los agentes de retención o de percepción, que lo sean por razón de sus actividades
privadas, no tendrán el carácter de funcionarios públicos. Efectuada la retención o
percepción, el agente es el único responsable ante el Fisco por el importe retenido o
percibido. De no realizar la retención o percepción, responderá solidariamente con el
contribuyente. El agente es responsable ante el contribuyente por las retenciones
efectuadas sin normas legales o reglamentarias que las autoricen. Si el agente
enteró a la Administración lo retenido, el contribuyente podrá solicitar de la
Administración Tributaria el reintegro o la compensación correspondiente. Parágrafo
Primero: Se considerarán como no efectuados los egresos y gastos objeto de
retención, cuando el pagador de los mismos no haya retenido y enterado el impuesto
correspondiente conforme a los plazos que establezca la ley o su reglamento, salvo
que demuestre haber efectuado efectivamente dicho egreso o gasto.
Parágrafo Segundo: Las entidades de carácter público que revistan forma pública o
privada serán responsables de los tributos dejados de retener, percibir o enterar, sin
perjuicio de la responsabilidad penal o administrativa que recaiga sobre la persona
natural encargada de efectuar la retención, percepción o entrenamiento respectivo.
Artículo 28 °
Son responsables solidarios por los tributos, multas y accesorios derivados de los
bienes que administren, reciban o dispongan:
1. Los padres, los tutores y los curadores de los incapaces y de herencias yacentes.
2. Los directores, gerentes, administradores o representantes de las personas
jurídicas y demás entes colectivos con personalidad reconocida.
3. Los que dirijan, administren o tengan la disponibilidad de los bienes de entes
colectivos o unidades económicas que carezcan de personalidad jurídica.
4. Los mandatarios, respecto de los bienes que administren o dispongan.
5. Los síndicos y liquidadores de las quiebras; los liquidadores de sociedades, y los
administradores judiciales o particulares de las sucesiones; los interventores de
sociedades y asociaciones.
6. Los socios o accionistas de las sociedades liquidadas.
7. Los demás que conforme a las leyes así sean calificados.
Parágrafo Primero: La responsabilidad establecida en este artículo se limitará al
valor de los bienes que se reciban, administren o dispongan.
Parágrafo Segundo: Subsistirá la responsabilidad a que se refiere este artículo
respecto de los actos que se hubieren ejecutado durante la vigencia de la
representación, o del poder de administración o disposición, aun cuando haya
cesado la representación, o se haya extinguido el poder de administración o
disposición.
Artículo 29 °
Son responsables solidarios los adquirentes de fondos de comercio, así como los
adquirentes del activo y del pasivo de empresas o entes colectivos con personalidad
jurídica o sin ella.
La responsabilidad establecida en este artículo estará limitada al valor de los bienes
que se adquieran, a menos que el adquirente hubiere actuado con dolo o culpa
grave. Durante el lapso de un (1) año contado a partir de comunicada la operación a
la Administración Tributaria respectiva, ésta podrá requerir el pago de las cantidades
por concepto de tributos, multas y accesorios determinados, o solicitar la
constitución de garantías respecto de las cantidades en proceso de fiscalización y
determinación.
Sección Cuarta
Del Domicilio
Artículo 30 °
Se consideran domiciliados en la República Bolivariana de Venezuela para los
efectos tributarios:
1. Las personas naturales que hayan permanecido en el país por un período
continuo o discontinuo de más de ciento ochenta y tres (183) días en un año
calendario, o en el año inmediatamente anterior al del ejercicio al cual corresponda
determinar el tributo.
2. Las personas naturales que hayan establecido su residencia o lugar de habitación
en el país, salvo que en el año calendario permanezca en otro país por un período
continuo o discontinuo de más de ciento ochenta y tres (183) días, y acrediten haber
adquirido la residencia para efectos fiscales en ese otro país.
3. Los venezolanos que desempeñen en el exterior funciones de representación o
cargos oficiales de la República, de los estados, de los municipios o de las entidades
funcionalmente descentralizadas, y que perciban remuneración de cualquiera de
estos entes públicos.
4. Las personas jurídicas constituidas en el país, o que se hayan domiciliado en él,
conforme a la ley.